Perspectiva Económica Mundial FMI

crecimiento-mundial

Perspectiva Económica Mundial FMI: DEMANDA REPRIMIDA: SÍNTOMAS Y REMEDIOS

De acuerdo al estudio proyectan una disminución del crecimiento de la economía mundial en 3,1% para este año 2016, mientras que para el 2017 el pronostico apunta hacia 3,4%.

Estimaciones que superan lo pronosticado en Abril por el FMI, y superiores a los pronósticos del OPEP reflejados en el reporte del mercado petrolero mensual correspondiente a octubre 2016.

(http://www.opec.org/opec_web/static_files_project/media/downloads/publications/MOMR%20October%202016.pdf)

perspectivadelaeconomiamundial-fmi-octubre16

Acuerdo para congelar la producción de petróleo en el seno de la OPEP

En el marco del Foro Internacional de Energía celebrpetroleoado desde el 26 de septiembre de 2016 en Argelia, se efectuó una reunión informal de los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petroleo (OPEP), en la que se acordó mantener la producción de crudo en un rango entre 32,5 y 33,0 millones de barriles diarios(mb/d) durante el año 2017, lo que representa una reducción de casi un millón de barriles diarios. Esta medida responde a disposición por estabilizar los precios del crudo, luego de la fuerte caída en Junio de 2014, y es el primer acuerdo volumétrico alcanzado por la organización desde el año 2008 cuando se decidió hacer un recorte justo en este mismo país.

Las cuotas por productor serán definidas internamente por un equipo de alto nivel designado por la Conferencia Ministerial, y posteriormente serán consultados los productores no miembros de la OPEP, para establecer su contribución en esta estrategia conjunta hacia la estabilización del mercado petrolero.

El ministro del Poder Popular de Petróleo y presidente de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), Eulogio Del Pino, destacó que “la OPEP y sus principios fundacionales siguen vigentes y que es crucial que los países productores tomen decisiones en conjunto para la estabilización del mercado petrolero para así lograr un precio justo de nuestro producto y no seguir permitiendo que grupos de especuladores sigan interviniendo en el manejo del mercado”

Por su parte, el secretario general de la OPEP, Mohammed Barkindo, manifestó la preocupación de los productores por los precios, y mostró su confianza de que firmará un acuerdo que contribuya a estabilizar el mercado petrolero.

Cabe destacar que Venezuela asistirá a una reunión informal entre países OPEP y NO OPEP, en Estambul-Turquía, que se dará de manera simultanea a la celebración del 23º Congreso Mundial de Energía, en la que se abordara la implementación del congelamiento de la producción, y el avance para la incorporación de productores no OPEP a la decisión.

El acuerdo final será materializado en una reunión oficial de la organización, que se efectuará el 30 de noviembre del presente año en Viena, Austria.

Aunado a este hecho, el pronóstico1 de demanda de la OPEP para el año 2017 se revisó a la baja en 0,5 mb/d respecto al mes de agosto; sin embargo, representa un aumento de 0,8 md/d más que lo previsto para el año 2016.

Comercio Transfronterizo entre Venezuela y Colombia: Según CEPAL

No cabe duda de la distorción sobre la política cambiaria, y sus efectos sobre la economía en general que ha tenido el mal llamado Dolar Paralelo.

Según la fuente el lector da veracidad o no a la información.  Lea usted este documento que elabora la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, respecto al tema transfronterizo entre las hermanas Repúblicas.

cepal_informe_sobre_comercio_fronterizo_entre_colombia_y_venezuela

CITIBANK

Decisión de Citibank no pone en peligro pagos de deuda

Impacto en el mercado alternativo de divisas sería un nuevo factor de riesgo a evaluar, luego de la medida

José Gregorio Yépez.- La reciente decisión de Citibank de suspender servicios a la banca local y Pdvsa no afecta las operaciones de la Venezuela vinculadas con sus pagos de deuda externa ya que se encuentra activa la cuenta del Banco Central de Venezuela por la que la institución hace estas operaciones en el mercado internacional.

Fuentes del sector financiero vinculadas con el ente emisor, indicaron que el Citibank canceló todas las cuentas de corresponsalía en el exterior de la banca venezolana, pública y privada, menos la denominada “transacciones propietarias” del Banco Central.

Esta cuenta es la que está reservada a las operaciones propias de la naturaleza del organismo. Es decir, transacciones en representación de la República, con lo cual se disipa cualquier riesgo de que se produzca un impago de las obligaciones del país con sus acreedores porque no exista el mecanismo financiero adecuado.

¿Qué se paga?

Los compromisos que tiene Venezuela de cara a los acreedores de sus papeles de deuda este año solo están relacionados con las erogaciones de los cupones semestrales que cancelan los títulos emitidos.

No hay vencimientos de capital de bonos en el corto plazo por lo tanto el manejo financiero de la República no se ve comprometido por la decisión de la transnacional financiera de suspender los servicios que le brindaba a la banca local.

Venezuela mantiene impoluto su récord de pago en lo que se refiere a los compromisos de deuda tanto de vencimiento de capital como de intereses atados a las emisiones de títulos que fueron realizadas en la última década. Todas estas obligaciones han sido honradas con puntualidad.

A la decisión de la casa matriz de la transnacional financiera comunicada el 11 de julio pasado de suprimir la cuentas de corresponsalía de la banca local, se le suma que Petróleos de Venezuela, tampoco recibirá más los servicios de este banco.

Pdvsa también debe mudar sus cuentas que manejaba con esta institución en sus operaciones internacionales, para lo cual también cuenta con el plazo de 30 días que ya están corriendo.

¿Qué dijo quién?

El tema lo colocó en la palestra el propio presidente Nicolás Maduro quien indicó el 11 de julio “hoy recibimos la comunicación del Citibank, banco estadounidense con el cual pagamos en 24 horas todas las cuentas que necesita pagar el país para las transacciones en el país y en el mundo, y el Citibank, sin aviso y sin protesto, dice que en 30 días le va a cerrar la cuenta al BCV y el Banco de Venezuela”.

El Jefe del Estado catalogó la medida como parte de un “bloqueo financiero” al país y sentenció “a Venezuela no la detiene nadie, con Citibank o sin Citibank nosotros vamos”.

Por su parte el banco dijo en un comunicado: “Luego de una evaluación periódica de gestión de riesgo en Venezuela, Citibank decidió cesar como banco corresponsal y descontinuar el servicio de ciertas cuentas en el país”.

“Esta decisión no es un reflejo de nuestro compromiso con un país al que hemos servido por casi cien años”, añadió la institución financiera.

Las lecturas

“Si esta situación no se resuelve en los próximos días, tendrá un impacto en el mercado alternativo de divisas. Sería un nuevo factor de riesgo para tomar en cuenta”, manifestó César Aristimuño en las primeras de cambio, luego del anuncio de la decisión en cuestión.

También se habló de la posibilidad de que esta decisión estimularía que la brecha entre el dólar alternativo y el dólar flotante podría ensancharse nuevamente en los próximos días, cosa que hasta el cierre del viernes no había sucedido.

Por su parte el ex ministro de Finanzas, Rodrigo Cabezas, afirmó que la decisión del Citibank se fundamentó en un razonamiento de carácter político.

“Existe un escenario de falta de liquidez, pero todavía se están honrando los compromisos. El banco está asumiendo una posición política y no técnica”, sentenció el economista.

Más allá está la otra lectura de naturaleza más aséptica de quienes consideran que la decisión está vinculada con las tendencias actuales del manejo económico de las empresas.

Los que hacen esta interpretación sostienen que los accionistas del Citibank vienen adoptando una política de achicarse para enfocar mejor sus negocios, y por ellos han tomado decisiones como salir del negocio de la banca de consumo en argentina y dedicarse al tema corporativo.

Al ponderar los riesgos en el caso venezolano la casa matriz decide cerrar las cuentas basadas en Nueva York y se deslinda de estos servicios en función cubrir las exigencias de los accionistas que buscan una mejor percepción del ente regulador de los Estados Unidos.

Banco Mundial: Venezuela Panorama General

En la última década, hasta fines de 2014, Venezuela se vio favorecida con precios del petróleo históricamente altos, lo que permitió expandir de manera significativa el gasto público en ambiciosos programas. El gobierno creó diversas empresas públicas y nacionalizó un gran número de emprendimientos privados en sectores como hidrocarburos, minería y metalurgia, cemento, banca y telecomunicaciones. Se implementaron grandes programas sociales llamados Misiones con el objetivo de proveer servicios básicos y transferencias de recursos a sectores tradicionalmente excluidos. El crecimiento económico y la redistribución de recursos permitieron reducir de manera importante la pobreza del 50% en 1998 a alrededor del 30% in 2013, según cifras oficiales. De igual manera, la desigualdad decreció, reflejado en una caída del índice de Gini de 0.49 en 1998 a 0.40 en 2012, entre los más bajos de la región.

Sin embargo, la caída del precio internacional del petróleo junto con políticas macroeconómicas y a nivel micro inadecuadas han afectado significativamente el desempeño económico de Venezuela. El país tiene una alta dependencia externa y fiscal sobre el sector de hidrocarburos (el petróleo representa un 96% de sus exportaciones).  Durante la bonanza, Venezuela no acumuló ahorros para afrontar una reversión en los términos de intercambio y suavizar los ajustes macroeconómicos necesarios. En el corto plazo y mediano plazo Venezuela se enfrenta a necesidades de financiamiento importantes, con un déficit fiscal a finales de 2015 estimado de alrededor del 20% del PIB, y necesidades externas de financiamiento estimadas entre 25.000 y 30.000 millones de dólares. El acceso a financiamiento externo es restringido y el déficit público ha sido en gran parte monetizado. Este tipo de financiamiento junto con controles, tanto a los precios como a la participación del sector privado en la provisión de algunos bienes básicos y al acceso de devisas, ha generado una de las inflaciones más altas del mundo, con un índice oficial de 180,9% a finales de 2015, aunque las estimaciones no oficiales son mucho más altas.

Estos desbalances han generado importantes presiones sobre el tipo de cambio, incluso antes de que el precio internacional del petróleo se desplomara a finales de 2014.  El gobierno se ha esforzado por contener estas presiones mediante la implementación de un régimen de tasa de cambio múltiple y a través de controles cambiarios adicionales. Estas medidas han contribuido a un fuerte ajuste externo vía una contracción de las importaciones, sin embargo no han podido evitar la salida continua de divisas. Al mismo tiempo, las medidas cambiarias y de regulación de la participación del sector privado en la producción y distribución de algunos bienes básicos han generado escasez de productos básicos, presiones inflacionarias y problemas de suministro en un aparato productivo muy dependiente de las importaciones. A inicio de 2016, el gobierno reformó el sistema de cambio a un régimen de tasa de cambio dual, devaluando al mismo tiempo en 37% la tasa oficial más baja, que ha pasado de 6,3 BsF por dólar a 10 BsF por dólar, e indicó  que la otra tasa de cambio va a ser flotante. Al mismo tiempo anunció un incremento en los precios de combustibles, sin embargo los nuevos precios mantienen todavía subsidios muy importantes.

Como resultado, Venezuela afronta una profunda estanflación (según información del Gobierno, el PIB se contrajo un 5,7% en 2015 después de una contracción del 4% en 2014, en un contexto de alta inflación). Por el lado de la demanda se presume que la actividad económica está siendo mantenida por la actividad del sector público, especialmente el consumo del sector público. El consumo y la inversión privada se han desplomado, comprometiendo el crecimiento a largo plazo.

La caída de los precios internacionales del petróleo ha profundizado los desbalances macroeconómicos. La cuenta corriente registró un importante déficit en 2015, después de un ligero superávit en 2014, con una caída muy importante en el superávit del comercio dado que el precio de petróleo Venezolano se desplomó 50% en 2015 en línea con los precios internacionales de crudo y no obstante una marcada compresión en importaciones.

En ese sentido, Venezuela tiene importantes retos por delante. El más apremiante es el de contener los marcados desbalances macroeconómicos que pueden fácilmente revertir los logros sociales alcanzados. De manera complementaria, Venezuela requiere restablecer una relación de confianza con el sector privado, mejorando el clima de inversiones con el fin de fortalecer su perspectiva de crecimiento de largo plazo y diversificar sus exportaciones a fin de reducir su muy alta exposición a los cambios en el precio del petróleo. Finalmente, estos ajustes deben estar acompañados de una política activa y bien diseñada para proteger a la población pobre y vulnerable.

http://www.worldbank.org/en/publication/global-economic-prospects/data?variable=NYGDPMKTPKDZ

http://www.bancomundial.org/es/country/venezuela/overview

FMI: América Latina

Articulados los organimos internacionales para generar una matriz de opinión negativa sobre nuestro país, no considerando en sus análisis elementos fundamentales para explicar los resultados económicos previstos para este año 2016. Sin objetividad no se genera confianza.

 

En transición: Perspectivas para América Latina y el Caribe

 

Por Alejandro Werner

Tras un comienzo difícil a principios de año, las condiciones tanto externas como internas en América Latina han mejorado. Pero las perspectivas para la región son todavía inciertas.

Los precios de las materias primas se han recuperado con respecto al mínimo que registraron en febrero de 2016, pero se espera que permanezcan en niveles bajos en el futuro previsible. A esto se suma una interrupción, o incluso una reversión, de las fuertes depreciaciones del tipo de cambio en algunas de las mayores economías de la región.

Más recientemente, el referéndum realizado en el Reino Unido a favor de abandonar la Unión Europea (brexit) provocó un marcado aumento de la volatilidad en los mercados financieros mundiales, sobre todo en lo que se refiere a los precios de las acciones y los tipos de cambio. Si bien las exposiciones comerciales directas de los países de América Latina y el Caribe ante el Reino Unido son reducidas (en promedio alrededor de 1 por ciento de las exportaciones totales), la región está expuesta a una desaceleración más generalizada en el resto del mundo
—por la vía de vínculos comerciales y financieros— y a la volatilidad del sentimiento de los inversionistas. Pero al mismo tiempo, el ritmo más gradual de normalización financiera en Estados Unidos, con la compresión de la prima por plazo de ese país, debería ayudar a contener las presiones de los costos de financiamiento tanto para el sector público como para el privado.

Teniendo todo esto en cuenta, las perspectivas de crecimiento de la región para 2016 y 2017 se han revisado moderadamente al alza, 0,1 puntos porcentuales en ambos años con respecto a lo pronosticado en abril de 2016 (véase el cuadro). Tras una leve contracción de la actividad en la región en 2015, prevemos que este año la actividad económica se contraiga 0,4 por ciento (una ligera mejora frente al -0,5 por ciento de las proyecciones de abril de 2016), con una reactivación moderada del crecimiento en 2017 a 1,6 por ciento. Pero los frecuentes episodios de aumento de la volatilidad del mercado, si bien efímeros, son un constante recordatorio de que las condiciones favorables del mercado pueden trastocarse de la noche a la mañana. Esta volatilidad mundial también podría exacerbar las vulnerabilidades del sector empresarial, dadas las mayores cargas de deuda y la menor rentabilidad.

Resultados de crecimiento dispares

El crecimiento sigue evolucionando de forma desigual en toda la región, debido a una confluencia de fuerzas externas e internas.

América del Sur: Interacción entre factores internos y del comercio

En Chile, Perú y Colombia continúa el proceso de ajuste ordenado en respuesta a un shock relativamente importante de los términos de intercambio (fuerte caída de los ingresos por exportaciones).

Las perspectivas de crecimiento de Chile se revisaron ligeramente al alza, a 1,7 por ciento en 2016, ya que el ímpetu al inicio del año fue más fuerte de lo previsto. Pero las perspectivas de inversión siguen siendo débiles, debido a que los precios más bajos e inciertos del cobre están frenando la inversión minera, y la floja demanda externa y las incertidumbres relacionadas con un cumplimiento incompleto del programa de reformas están retrasando la inversión en sectores distintos de la minería. En general, la distensión monetaria y un marco fiscal creíble han ayudado a amortiguar el impacto de los precios más bajos del cobre y la floja demanda mundial.

En Perú, el crecimiento se ha visto apoyado por un aumento de la producción de los sectores primarios, gracias a la entrada en funcionamiento de proyectos de minería planificados desde hace bastante tiempo, y se prevé que el crecimiento se dinamice aún más en 2016 (3,7 por ciento) y 2017 (4,1 por ciento). Las prioridades de política son dar continuidad a las reformas educativas, flexibilizar el mercado laboral, reducir las trabas administrativas y racionalizar la descentralización fiscal.

En Colombia, un endurecimiento coordinado de las políticas fiscal y monetaria ayudará a contener el déficit en cuenta corriente y los efectos inflacionarios derivados de shocks relacionados con factores meteorológicos y el tipo de cambio. Los recientes avances en el proceso de paz han mejorado las perspectivas de que se llegue a un acuerdo definitivo a corto plazo, lo cual fomentaría aún más la confianza del mercado y estimularía el crecimiento. El programa de infraestructura de las autoridades está bien encaminado y también debería ayudar a impulsar el crecimiento a mediano plazo.

En Brasil, el PIB siguió contrayéndose en el primer trimestre, pero menos de lo previsto, lo que hace pensar que la contracción ampliamente esperada para 2016 será menos drástica de lo que se había concebido. Se prevé que la desaceleración económica toque fondo este año, y en 2017 la actividad económica debería registrar cierto crecimiento positivo, aunque el elevado nivel de desempleo impondrá un lastre a la demanda interna. El gobierno interino ha delineado una estrategia de reducción gradual del déficit con el fin de moderar las presiones de gasto insostenible a mediano plazo. Los mercados han visto con muy buenos ojos la estrategia propuesta de consolidación, y el gobierno tiene que centrar sus esfuerzos en superar los desafíos de la implementación.

En Argentina, la transición a un marco de política macroeconómica más coherente y creíble sigue avanzando, y debería afianzar las perspectivas de crecimiento a mediano plazo, aunque el impacto adverso en la actividad a corto plazo ha sido mayor de lo previsto. El ajuste de los precios relativos en el primer semestre de 2016 —tras la depreciación del tipo de cambio y el alza de las tarifas de los servicios públicos— ha acelerado la inflación y perjudicado el consumo privado. Ahora la actividad económica probablemente empezará a recuperarse hacia finales de 2016, a medida que la inflación se modere gradualmente, que se estimule el gasto y que se reduzcan las tasas de interés. Se prevé que la orientación más acomodaticia de las políticas monetaria y fiscal promueva el crecimiento en 2017, pero que complique el cumplimiento de las metas fiscales y de inflación anunciadas este año.

En Ecuador, además del impacto adverso del terremoto de abril, la economía continúa soportando los efectos del bajo nivel de los precios del petróleo, la fortaleza del dólar de EE.UU. y el carácter restrictivo de las condiciones financieras. Se prevé que la economía se contraiga este año, pero a un ritmo más lento que el proyectado anteriormente, gracias a una recuperación relativa de los precios del petróleo y una mayor disponibilidad de financiamiento externo (principalmente de China). El financiamiento proporcionado por el FMI en el marco del Instrumento de Financiamiento Rápido debería ayudar al país a solventar las necesidades de balanza de pagos debidas a los daños provocados por el terremoto.

En Uruguay, el crecimiento prácticamente se ha paralizado. Sin embargo, con la inflación bastante por encima del rango fijado como meta y la deuda pública en aumento, existe poco margen para la adopción de medidas contracíclicas. Los esfuerzos han de centrarse en reformas estructurales, como mejorar la calidad y la matrícula de la educación secundaria, modernizar la infraestructura y reforzar la eficiencia del mercado laboral para vincular mejor los sueldos a la productividad, con el fin de fomentar el potencial productivo de la economía.

Las condiciones económicas de Venezuela continúan deteriorándose, con distorsiones de las políticas y desequilibrios fiscales que siguen sin resolverse. Se prevé una contracción de la actividad económica de 10 por ciento en 2016, y que la inflación supere el 700 por ciento, es decir, la peor evolución del crecimiento y la inflación en todo el mundo.

México, América Central y el Caribe se benefician de la recuperación de Estados Unidos

Se prevé que México continúe creciendo a un ritmo moderado, aunque un desempeño relativamente deficiente de la producción industrial de Estados Unidos elevaría los riesgos. Será importante proceder con la consolidación fiscal planificada y la reestructuración de Pemex (la empresa petrolera estatal) para preservar la confianza del mercado. El banco central elevó recientemente las tasas de política monetaria para garantizar que la inflación permanezca cercana el nivel fijado como meta. En el contexto de una consolidación fiscal en curso y de expectativas inflacionarias bien ancladas, sería importante mantener una orientación de la política monetaria relativamente acomodaticia.

América Central y la República Dominicana han seguido beneficiándose de los precios más bajos del petróleo, el crecimiento más vigoroso de Estados Unidos y un mayor volumen de remesas, pese a una leve revisión a la baja vinculada a las perspectivas de Estados Unidos. Estos países deberían aprovechar la coyuntura externa relativamente favorable para afianzar sus posiciones fiscales (Costa Rica, El Salvador), proteger la estabilidad financiera (Honduras, Panamá) y adoptar reformas para estimular el crecimiento potencial.

De igual forma, los países que dependen del turismo en la región del Caribe también están beneficiándose de la recuperación de Estados Unidos, aunque los riesgos están en aumento debido al virus del Zika, la salida de los bancos internacionales y el brexit. En cambio, los bajos precios  de las materias primas continúan opacando las perspectivas de crecimiento de las economías caribeñas que dependen de esos productos. En la mayoría de los países, los objetivos clave en materia de políticas consisten en abordar las vulnerabilidades fiscales, afianzar el sector financiero y promover el crecimiento a largo plazo.

Cómo estabilizar y promover el crecimiento

En vista de los considerables shocks de los términos de intercambio y la mayor volatilidad en los mercados financieros mundiales, la flexibilidad del tipo de cambio sigue siendo la primera línea de defensa. Un factor tranquilizador es que en los países que cuentan con regímenes de metas de inflación bien establecidos, el efecto de traspaso de las fuertes depreciaciones del tipo de cambio a la inflación interna ha sido relativamente limitado (véase el gráfico 1). La clara comunicación por parte de los bancos centrales sigue siendo esencial para mantener bien ancladas las expectativas de inflación.

El espacio fiscal sigue siendo limitado en la mayoría de los países de la región, y particularmente en los exportadores de materias primas, en vista del nivel bajo y persistente de esos productos y los recientes episodios de volatilidad. Es vital preservar los márgenes de políticas en caso de que se materialicen los riesgos. En los países con pesadas cargas de deuda y fuertes presiones del mercado se requiere acelerar el ritmo del ajuste (véase el gráfico 2). Los países que gozan de un entorno externo más positivo y un crecimiento aceptable también deberían aprovechar este período para apuntalar sus posiciones fiscales.

Por último, ahora sería un buen momento para subsanar el problema de los cuellos de botella con el fin de vigorizar el crecimiento potencial de la región. Las políticas orientadas a mejorar la educación y la infraestructura y reforzar el Estado de derecho ayudarían a promover el crecimiento e incrementar la capacidad de resistencia a los shocks.

 

http://blog-dialogoafondo.org/?p=6677

Persistencia Inflacionaria

Y que decir de la lucha antiinflacionaria en Venezuela, que durante varios periodos de gobierno hizo necesaria una Ley Habilitante, desde por aquellos años de Rómulo Betancourt.  Una economía entrampada en el bienestar temporal de la renta petrolera,  dedicada a hacerse cada vez más dependiente de las importaciones de bienes de consumo intermedio y final, y un empresario que legitima esta economía en lugar de pujar por mejorar un aparato productivo, dedicándose así a una actividad parasitaria con dolares del Estado Venezolano, y aplicando altas tasas de ganancia al consumidor final.

Sin producción, sin controles rigurosos, con altas tasas de ganancia por parte de los empresarios, sin divisas del Estado para alimentar este sistema perverso operativo por muchos años, solo por mencionar algunas cosas, hacen que ninguna política ejecutada por el Banco Central de Venezuela a través de los instrumentos de política monetaria de los que dispone, sea suficiente para garantizas niveles inflacionarios aceptables.

Sin embargo, las condiciones adversas han obligado a mirar con otros cristales nuestra realidad productiva, no solo al sector gubernamental, sino a grandes, medianos y pequeños productores.  En desarrollo de las pymis, y su consideración es una decisión acertada.

La persistencia inflacionaria, debilita cualquier acciones antiinflacionaria, y en un entorno económico desfavorable aún más.

 

Prorroga del Estado de Excepción y Emergencia Económicas

En Gaceta Oficial Nº 40.942 fue oficializada la prórroga por 60 días del decreto de Estado de Excepción y Emergencia Económica, decretado por el presidente Nicolás Maduro.

El decreto responde a “las circunstancias extraordinarias de orden Social, Económico, Político, Natural y Ecológicas que afectan gravemente la Economía Nacional”, que inició el 13 de mayo pasado.

http://www.tsj.gob.ve/gaceta-oficial#